logo_adn_ciclista_50.png

No hay productos en el carrito.

0

No hay productos en el carrito.

0

ver artículos de:

Cómo enfrentarte al jet lag y evitar problemas en las piernas

¿Cómo puedes, como ciclista, combatir el temido jet lag para que puedas competir bien y disfrutar del viaje?

Jet Lag: interrupción temporal del ritmo circadiano normal causada por el recorrido a alta velocidad a través de varias zonas horarias, por lo general en avión, lo que resulta en fatiga, desorientación y patrones de sueño alterados.

Con la globalización de las carreras y la relativa facilidad de viaje, es difícil no elegir una carrera que te implica tomar un avión para desplazarte. Pero ese viaje tiene un peaje en tu cuerpo: tobillos hinchados y piernas adormecidas durante las primeras horas del día después de un largo vuelo, sin mencionar las olas de cansancio y letargo…

El jet lag en sí es diferente de la fatiga de viaje. La fatiga de viaje generalmente se puede resolver con una buena comida, rehidratación y un excelente sueño.

El jet lag, por otro lado, es causado por una desalineación temporal entre tu reloj interno del cuerpo que controla tus ritmos circadianos y la zona horaria de destino y el ciclo de sueño. Es interesante notar que lleva más tiempo restablecer el reloj circadiano siguiendo un vuelo hacia el este que hacia el oeste (principalmente porque el reloj circadiano humano es ligeramente más largo que 24h).

¿Por qué tanta atención al reloj del cuerpo? En general, sentirse cansado es parte de lo que experimentamos como ciclistas y generalmente se acepta que la pérdida de sueño tiene un efecto mínimo sobre la fuerza muscular; pero una contribución significativa al rendimiento que queremos en una carrera. La temperatura corporal, la producción de hormonas, las concentraciones plasmáticas de melatonina juegan un papel en la consecución del mejor rendimiento.

¿Qué hacer para enfrentarte al jet lag?

La mejor manera de aliviar el jet lag es ajustar el reloj del cuerpo. Los mayores contribuyentes al jet lag persistente son los cambios en el ciclo de luz y oscuridad, la producción nocturna de melatonina y el ejercicio (fluctuaciones de la temperatura corporal). Es bastante improbable que tengas el lujo de cambiar tus ciclos de sueño y vigilia antes de irte para que coincida con tu destino, pero hay algunas cosas que puedes hacer antes de partir que te ayudarán.

Exposición a la luz y producción de melatonina

La producción de melatonina reduce la temperatura corporal, y el inicio del sueño requiere una vasodilatación con una disminución de la temperatura corporal (piensa en una noche cálida; no puedes dormir porque tu cuerpo tiene demasiada temperatura, por lo que te levantas y tomas agua fría o pones los pies fuera de las sábanas, esto ayuda a disipar el calor y permite que la temperatura corporal baje).

Para volar al este: durante los cuatro días previos a tu viaje, toma unos 100ml de zumo cereza unos 30 minutos antes de acostarte. Acuéstate 1 hora antes y levántate 1 hora antes de lo habitual. Cuando te despiertes, obtén una exposición a la luz tan pronto como sea posible (preferiblemente saliendo afuera). Sólo uno o dos días de un turno de sueño prevuelo te ayudará a reducir el posterior jet lag.

Para volar al oeste: como volar hacia el oeste es más fácil ajustar los ritmos circadianos debido a la tendencia natural del cuerpo para un día más largo, retrasar la hora de acostarte es efectivo para restablecer el reloj corporal. Recuerda, mientras más zonas horarias cruces, mayor será el efecto del jet lag. Con esto en mente, retrasar tu hora de acostarte una hora por noche durante las 2-4 noches previas a tu vuelo te ayudará. Si puedes dormir entre 30 y 60 minutos adicionales y exponerte a la luz a primera hora cuando te despiertes, te ayudará.

¿Qué hacer los días anteriores y el día del viaje?

Volar largas distancias, especialmente a través de varias zonas horarias, es muy estresante para el cuerpo. El entorno del avión probablemente será más bajo en oxígeno que la atmósfera regular y también bastante seco, lo que puede ocasionar que te deshidrates. Esos viajeros que beben bebidas alcohólicas empeorarán el problema de la deshidratación.

Consejos para enfrentarte al jet lag

Comida durante los cuatro días anteriores a tu vuelo:

Día 1 (cuatro días antes de tu vuelo): come un desayuno y almuerzo ricos en proteínas, pero una cena alta en carbohidratos y baja en proteínas.

Día 2: Come comidas ligeras de ensaladas, sopas, batidos, frutas, zumos, verduras; manteniendo la grasa y las calorías en un mínimo (algo así como un ayuno moderado).

Día 3: repite el día 1.

Día 4: Día de salida: repita el día 2

Día de viaje: Usa medias de compresión.

Volar hacia el este: el día del viaje, consume bebidas con cafeína solo entre las horas de 6 a 11 de tu horario habitual. Si aterrizas en tu destino por la noche, entonces dormir en el avión no es una gran idea, trata de mantenerte despierto.

Volar hacia el oeste: el día del viaje, toma bebidas con cafeína solo en la mañana de tu horario habitual. Si aterrizas en el destino por la mañana, beber zumo de cereza o tomar cápsulas de valeriana te ayudará a dormir en el avión sin despertarte sintiéndote “resacoso”.

Evita la cafeína y el alcohol ya que te deshidratarán. Cada 2-3 horas durante el vuelo, bebe unos 500-800ml de líquido más 80 mg de aspirina. Esta combinación te ayudará con la deshidratación y evitará las trombosis. Toma una bebida de proteína por cada seis horas de vuelo; esto te mantendrá hidratado y reducirá el apetito.

  • No te olvides de levantarte cada 90-120 minutos (si no estás durmiendo) y caminar o hacer algunos ejercicios isométricos en tu asiento… mantén la sangre fluyendo.
  • Al aterrizar, toma otra bebida de proteína, nuevamente para rehidratarte y come algo ligero.
  • Si aterrizas durante el día, ve afuera sin gafas de sol para usar la luz del sol para restablecer el reloj de tu cuerpo. Esto te ayudará a adaptarte a la nueva zona horaria.
  • Si es posible (si el tiempo lo permite), sal a caminar (no corras) Para aumentar tu ritmo cardíaco y ayudar a aliviar la hinchazón. Correr será más perjudicial después de un largo vuelo, debido al impacto repentino en los músculos. Todos los compartimientos de la parte inferior del cuerpo estarán un poco hinchados, por lo que caminar es la forma principal y menos dañina de restablecer los cambios de líquidos. Una vuelta ligera o un baño también es recomendable.
  • Una comida rica en carbohidratos, baja en grasas y baja en azúcar hará que sea más fácil dormir en el avión o en tu destino.
  • Una comida alta en proteínas aumentará el estado de alerta y la capacidad de pensar con claridad. Toma un desayuno bajo en carbohidratos y alto en proteínas, ya sea en el avión o al aterrizar si después de aterrizar necesitas mantenerte despierto.

Las comidas altas en proteínas, los ejercicios y la luz están destinados a estimular el ciclo activo del cuerpo. Las comidas altas en carbohidratos estimulan el sueño. La cafeína y sus parientes químicos pueden hacer que tus ritmos biológicos se muevan hacia adelante o hacia atrás, según el tiempo en que se consuman. Entre las 3 y las 5 de la tarde, su efecto es neutral.

Aunque el viaje transmeridiano se está volviendo esencial, el posterior jet lag no es un mal necesario. Hacer cosas para restablecer tu ritmo circadiano antes de ir y al aterrizar vale la pena.

(fuente: Dra Stacy Sims)

¿Quieres estar al día de nuestros contenidos?

¿Quieres estar al día?

Recibe nuestros mejores artículos y novedades en nuestro newsletter quincenal

Al indicarnos tu email, estás aceptando nuestra Política de Privacidad

Artículos relacionados

It seems we can't find what you're looking for.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas Frecuentes

logo_adn_ciclista_white.png
logo_adn_ciclista_white.png

Somos un equipo de entrenadores de ciclismo y nutricionistas profesionales que trabajamos 100% online.

Llevamos ya más de 20 años en el mundo del entrenamiento y durante los últimos 8 nos hemos centrado en el entrenamiento a través de Internet.

Hemos asesorado a más de 1.900 deportistas en toda nuestra trayectoria, así que te puedes imaginar que eso es mucha experiencia que hemos adquirido.

El objetivo que tenemos con este proyecto es permitir que el máximo número de personas tenga la posibilidad de contar con un entrenamiento personalizado.

Para empezar a entrenar con nosotros solo tienes que rellenar este formulario.

Cuando hayamos recibido tus datos, te asignaremos un entrenador que contactará contigo y podrás explicarle con más detalle tu disponibilidad y tus objetivos.

Disponemos de dos modalidades en función de si quieres que gestionemos solo el entrenamiento (29 €/mes) o bien el entreno+nutrición (49 €/mes).

La primera diferencia entre ambos planes es que con la modalidad de 29€ trabajas con un entrenador, mientras que con la modalidad de 49€ lo haces con un entrenador y con una nutricionista.

La segunda diferencia está en nuestra velocidad de respuesta. En ocasiones nos encontramos con un alto volumen de mensajes y tenemos que seguir un orden para responder y en ese caso empezamos respondiendo a los deportistas de la modalidad de 49€ antes que los de 29€.

Lo que no hay diferencias es a nivel de 'calidad' del entreno, es decir que no se da el caso de que los deportistas de 49€ 'entrenan mejor' que los de 29€.

. No hay problema.

Nuestra intención es que cada deportista pueda usar los recursos que mejor le encajen a lo largo de la temporada así que en cualquier momento puedes cambiar de la modalidad de solo entrenamiento a la de entreno+nutrición o al revés.

Los 15 días gratis se trata de un período 'normal' de entrenamiento sin ningún tipo de compromiso que sirve para que compruebes si nuestra manera de entender el entrenamiento coincide con lo que estás buscando.

No queremos que empieces a pagar sin habernos probado antes y saber que lo que te ofrecemos es lo que buscas.

. Puedes darte de bajar en cualquier momento aunque esperamos que todavía falte mucho para que llegue ese día.

No tenemos matrículas ni períodos de permanencia ya que queremos que los ciclistas que entrenan con nosotros lo hagan porque voluntad propia y no porque estén obligados por una permanencia.

Ni mucho menos

Disponemos de nuestra app que se conecta a Strava y Garmin Connect y así en el momento en que tu completas una sesión nosotros recibimos los datos automáticamente.

Nuestra app nos avisa del momento en que consigues un nuevo récord (por ejemplo una mejora de tu FTP) y nos avisa si te estamos exigiendo demasiado o demasiado poco.

En el momento de empezar a entrenar con nosotros solo tienes que conectar nuestra app con tu perfil de Strava y/o Garmin Connect (te explicaremos cómo se realiza ese proceso pulsando un botón de la app) y a partir de ese momento ya te tendremos controlado.

Como imaginarás, no te diremos que el material mínimo sea una bici, casco, zapatillas... esperamos que todo esto ya lo tengas. Nos referimos al material tecnológico.

Lo mínimo que necesitas es un pulsómetro. No necesitas ni mucho menos disponer del último modelo con funciones de GPS, almacenamiento de las sesiones, consumo de calorías ni otras opciones... solo con conocer tu frecuencia cardíaca mientras entrenas será más que suficiente.

Buscamos sacar el mejor rendimiento de tu cuerpo, así que necesitas por lo menos disponer de un pulsómetro.

Para entrenar con nosotros no es obligatorio hacer una prueba de esfuerzo, ya que regularmente realizarás tests de campo que nos proporcionarán información muy valiosa sobre tu estado de forma y nos ayudarán a actualizar con precisión tus zonas de intensidad.

De todos modos, realizar un prueba de esfuerzo cada uno o dos años es una opción que a nivel personal (y también pensando en la tranquilidad de tu familia) es interesante realizar.

Recuerda que quieres disfrutar de la bici, así que no vale la pena estar sufriendo continuamente por tu salud por no haberte hecho un chequeo médico.

No es ningún problema.

Cada semana te mandamos una propuesta de entrenamientos y es muy importante la palabra «propuesta» ya que no se trata de una obligación.

Si tienes claro que el trabajo que te presentamos es una propuesta y no una obligación entonces podrás mantener una rutina con más facilidad.

En ocasiones buscaremos sacarte de tu zona de confort y exigirle a tu cuerpo un poco más, con lo que es posible que cumplir al 100% el plan de entreno sea duro.

Para tu tranquilidad, piensa que si puedes cumplir con un mínimo del 70% de las sesiones propuestas, la evolución está asegurada

Rellena este formulario para entrenar con

logo_adn_ciclista_white.png

Rellena este formulario

Datos personales

 

Elige tu modalidad*

 

*prueba 15 días gratis y descubre si nuestra dinámica es lo que buscas

Aprovecha tu tiempo disponible

Rellena este formulario para contactar con

logo_adn_ciclista_white.png

Rellena este formulario

Contactar*

*Te responderemos lo antes posible.

Aprovecha tu tiempo disponible

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.
Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies