logo_adn_ciclista_50.png

No hay productos en el carrito.

0

No hay productos en el carrito.

0

ver artículos de:

  • Blog
  • >
  • Fisiología
  • >
  • Cómo controlar la intensidad usando las pulsaciones y la potencia en un mismo entreno

Cómo controlar la intensidad usando las pulsaciones y la potencia en un mismo entreno

Muchos ciclistas que entrenan con potenciómetro tienen dudas de si la frecuencia cardíaca les aporta alguna información adicional en el momento de controlar la intensidad de sus entrenamientos.

¿Es mejor usar únicamente la potencia o bien combinar los datos del potenciómetro junto con los del pulsómetro? Vamos a verlo

Antes de empezar…

Lo primero debes tener claro es la finalidad de controlar la intensidad de tu entrenamiento.

Cuando hablamos de entrenar por potencia o entrenar por pulsaciones, no significa que entrenamos de una manera distinta, sino que el control que realizamos sobre el entrenamiento realizado usa un sistema u otro.

Vamos a pensar en el siguiente caso: hacer 10 sprints de 20 segundos a tope. Si realizas 10 esfuerzos de 20 segundo a tope, la ejecución será la misma si usas la frecuencia cardíaca o la potencia. El resultado serán 10 esfuerzos máximos durante 20 segundos. Lo que cambia es la manera de controlarlo, ya que con la frecuencia cardíaca estás usando las pulsaciones como indicador de tu intensidad mientras que con la potencia estás usando los vatios.

Así que no debes caer en la trampa de pensar que un ciclista que entrena con potenciómetro está entrenando mejor que un ciclista que entrena con pulsómetro. La diferencia radica en que un ciclista está controlando su entrenamiento usando los vatios mientras que otro ciclista estará usando las pulsaciones.

Así que cuando te digan que entrenar con potenciómetro es sinónimo de entrenar mejor o de entrenar a otro nivel, ya sabes que eso no es cierto. Entrenar con potenciómetro es sinónimo de usar un indicador distinto a las pulsaciones o las sensaciones.

Artículo relacionado

Primeros pasos con un pulsómetro

Primeros pasos con un pulsómetro


Quiero cambiar mi manera de entrenar

Características de las pulsaciones para controlar la intensidad

Antes de continuar el ejemplo de los 10 sprints de 20 segundos debes conocer una particularidad de tu corazón. De hecho se trata de una característica de cualquier corazón humano, así que ni mucho menos debes alarmarte.

El corazón humano viene diseñado de fábrica para realizar un trabajo continuo y lo más constante posible.

Es decir, que tienes unas pulsaciones en reposo, por ejemplo 45ppm y estas pulsaciones no varían continuamente. Si tu pulso en reposo es 45ppm y no realizas ninguna actividad y no tienes ningún sobresalto, estas 45ppm permanecerán constantes.

Mientras estás caminando, tus pulsaciones también permanecen constantes. Evidentemente se encuentran en un valor más alto que tus pulsaciones en reposo, pero siguen siendo constantes. Supongamos que estás caminando y tus pulsaciones son de 85ppm, la pregunta es si tu pulso pasará de 85ppm a por ejemplo 170ppm en un instante. La respuesta es no.

Tu corazón (y el resto de corazones humanos) viene programado de fábrica para incrementar su ritmo de manera progresiva y los estudios demuestran que necesita entre 40 y 45 segundos para estabilizarse tras un cambio de intensidad brusco.

Esta característica del corazón humano es una medida de defensa que tiene tu organismo para que no sufras un ataque de corazón cuando alguien te asusta o cuando tienes que reaccionar de inmediato ante una situación inesperada.
Ahora que tienes este conocimiento, volvamos al ejemplo de los 10 sprints.

Artículo relacionado

8 conceptos erróneos sobre la medición de la VFC

8 conceptos erróneos sobre la medición de la VFC

Beneficios de la potencia para controlar la intensidad en un esfuerzo corto

Ya estés usando un potenciómetro o un pulsómetro, cuando tengas que realizar un sprint de 20 segundos, tu comportamiento será el mismo: imprimirás toda la fuerza que puedas sobre los pedales para aguantar tu máxima intensidad durante 20 segundos. De hecho, lo más normal es que apenas te fijes en sí estás moviendo n vatios o bien si tu pulso sube hasta n pulsaciones. Realizar un esfuerzo máximo requiere toda tu energía y solamente mirarás tu dispositivo para controlar que han pasado los 20 segundos de agonía.

El esfuerzo será el mismo, pero ¿será la misma información la que te aporten el potenciómetro y el pulsómetro?

En el caso de un sprint de 20 segundos la respuesta es no.

La variabilidad de la potencia te permite conocer desde la primera pedalada de tu sprint la intensidad de tu esfuerzo, mientras que la característica de autodefensa de tu corazón no te permite observar una respuesta tan inmediata. De hecho, te he comentado que tu corazón necesita entre 40 y 45 segundos para estabilizarse, así que lo que observarás será que tu pulso sigue subiendo incluso después de haber completado los 20 segundos.

Imagina por un momento que hubieras intentado hacer 20 segundos a las máximas pulsaciones posibles. Este esfuerzo habría significado tener que dar pedales como un loco para conseguir subir el pulso y una vez que observas tu valor máximo, aguantar durante 20 segundos. O sea que como mínimo habrías hecho un sprint de 40-45 segundos (el tiempo necesario para subir el pulso) más un esfuerzo de 20 segundos para mantener las pulsaciones. Como ves, no se trata de 20 segundos de esfuerzo, sino de más de un minuto.

Esta situación es aplicable también a los cambios de ritmo. Imagina que vas con tu grupeta y hay un momento en el que te despistas y te quedas cortado. Te toca hacer un cambio de ritmo para enlazar con tus compañeros. Un potenciómetro sí que detectará ese calentón, mientras que un pulsómetro te dará una información diferida.

Artículo relacionado

Si tienes un potenciómetro, estas son las primeras cosas que debes hacer

Si tienes un potenciómetro estas son las primeras cosas que debes hacer


Quiero entrenar con ADN Ciclista

Combinando la potencia y las pulsaciones en un entreno aeróbico

Una diferencia muy importante entre un potenciómetro y un pulsómetro es la objetividad.

Veámoslo de una manera muy sencilla. Tu corazón se encuentra dentro tu organismo y le afectan algunas situaciones especiales. Si te tomas un café, al ser una bebida estimulante, tu actividad cardíaca se incrementará en unas pocas pulsaciones. Si alguien te sorprende con un grito, tu corazón también reaccionará. Otras situaciones como la deshidratación o la fatiga también alteran tus pulsaciones, y esta característica provoca lecturas subjetivas sobre tu actividad.

Sin embargo, el potenciómetro se encuentra fuera de tu organismo y le da igual los cafés que te tomes o las discusiones que tengas con tu jefe. Un potenciómetro te da información únicamente sobre la fuerza que imprimes a los pedales, con lo que se trata de una lectura objetiva de tu desempeño.

Esta diferencia entre la objetividad del potenciómetro y la subjetividad del pulsómetro es muy útil para controlar ciertas situaciones como por ejemplo conocer si has hecho el suficiente entrenamiento de base y ya estás listo para pasar a un entrenamiento más específico.

Los ciclistas que entrenan con un potenciómetro utilizan la métrica del desacople aeróbico para conocer el momento en que han completado su entrenamiento de base.

Cuando llevas algunas horas sobre la bici, tu cuerpo se encuentra sometido a una cierta cantidad de fatiga acumulada (se ha producido un stress fisiológico en tu organismo). Esta fatiga implica que tu corazón tiene que realizar un sobreesfuerzo para enviar la suficiente cantidad de sangre a todos los rincones de tu cuerpo. Cuando estás fresco, el corazón tiene poco trabajo a realizar, pero cuando estás cansado el corazón tiene un trabajo extra a realizar. Por otro lado, un potenciómetro no se ve afectado por tus niveles de fatiga interna y seguirá dando una lectura objetiva de tu desempeño.

Y este es el momento en el que es muy útil combinar ambos indicadores para controlar la intensidad de tu entrenamiento.

A continuación tienes una gráfica que representa un rodaje largo donde hemos mantenido la misma potencia todo el tiempo.

Como puedes observar, la lectura del potenciómetro es relativamente constante y te da la información de la potencia que estás generando durante toda la sesión. Como puedes ver, el pulso no se mantiene estable (recuerda que la potencia sí que se encuentra en unos valores estables) y a medida que pasas más tiempo sobre la bicicleta, tu corazón realiza un mayor esfuerzo y eso se traduce en un incremento de las pulsaciones. Esto significa que si usas la potencia como sistema de control del entrenamiento, te estás asegurando de estar generando en todo momento la misma cantidad de esfuerzo, mientras que si hubieras usado la frecuencia cardíaca el resultado habría sido que a medida que sumas kms habrías reducido el esfuerzo realizado para poder compensar el aumento de pulsaciones. Gracias a utilizar ambos indicadores para controlar la intensidad de tu entrenamiento podemos llegar a la conclusión de que a este ciclista todavía le falta trabajar un poco más la base aeróbica y conseguir que el pulso no suba tanto mientras mantiene una potencia constante. ##Tanto la potencia como la frecuencia cardíaca son buenos indicadores para controlar la intensidad Sin embargo, no quiero que pienses a partir de ahora que la frecuencia cardíaca es un mal sistema de control del entrenamiento, ni mucho menos. >Durante muchos años (más o menos desde 1980) se ha usado la frecuencia cardíaca como sistema principal de control del entrenamiento y sigue siendo totalmente válida. De hecho, nuestro equipo de entrenadores sigue la estrategia de usar la potencia como sistema principal de control del entrenamiento, y complementar esa información con la frecuencia cardíaca como indicador secundario.
(diferencia entre las pulsaciones y la potencia en un rodaje largo)

Como puedes observar, la lectura del potenciómetro es relativamente constante y te da la información de la potencia que estás generando durante toda la sesión. Como puedes ver, el pulso no se mantiene estable (recuerda que la potencia sí que se encuentra en unos valores estables) y a medida que pasas más tiempo sobre la bicicleta, tu corazón realiza un mayor esfuerzo y eso se traduce en un incremento de las pulsaciones.

Esto significa que si usas la potencia como sistema de control del entrenamiento, te estás asegurando de estar generando en todo momento la misma cantidad de esfuerzo, mientras que si hubieras usado la frecuencia cardíaca el resultado habría sido que a medida que sumas kms habrías reducido el esfuerzo realizado para poder compensar el aumento de pulsaciones.

Gracias a utilizar ambos indicadores para controlar la intensidad de tu entrenamiento podemos llegar a la conclusión de que a este ciclista todavía le falta trabajar un poco más la base aeróbica y conseguir que el pulso no suba tanto mientras mantiene una potencia constante.

Artículo relacionado

¿Qué información aporta la Potencia Normalizada?

¿Qué información aporta la Potencia Normalizada?

Tanto la potencia como la frecuencia cardíaca son buenos indicadores para controlar la intensidad

Sin embargo, no quiero que pienses a partir de ahora que la frecuencia cardíaca es un mal sistema de control del entrenamiento, ni mucho menos.

Durante muchos años (más o menos desde 1980) se ha usado la frecuencia cardíaca como sistema principal de control del entrenamiento y sigue siendo totalmente válida.

De hecho, nuestro equipo de entrenadores sigue la estrategia de usar la potencia como sistema principal de control del entrenamiento, y complementar esa información con la frecuencia cardíaca como indicador secundario.

Artículo relacionado

4 razones por las cuales no mejoras

4 razones por las cuales no mejoras


Quiero cambiar mi manera de entrenar

¿Quieres estar al día de nuestros contenidos?

¿Quieres estar al día?

Recibe nuestros mejores artículos y novedades en nuestro newsletter quincenal

Al indicarnos tu email, estás aceptando nuestra Política de Privacidad

Artículos relacionados

It seems we can't find what you're looking for.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas Frecuentes

logo_adn_ciclista_white.png
logo_adn_ciclista_white.png

Somos un equipo de entrenadores de ciclismo y nutricionistas profesionales que trabajamos 100% online.

Llevamos ya más de 20 años en el mundo del entrenamiento y durante los últimos 8 nos hemos centrado en el entrenamiento a través de Internet.

Hemos asesorado a más de 1.900 deportistas en toda nuestra trayectoria, así que te puedes imaginar que eso es mucha experiencia que hemos adquirido.

El objetivo que tenemos con este proyecto es permitir que el máximo número de personas tenga la posibilidad de contar con un entrenamiento personalizado.

Para empezar a entrenar con nosotros solo tienes que rellenar este formulario.

Cuando hayamos recibido tus datos, te asignaremos un entrenador que contactará contigo y podrás explicarle con más detalle tu disponibilidad y tus objetivos.

Disponemos de dos modalidades en función de si quieres que gestionemos solo el entrenamiento (29 €/mes) o bien el entreno+nutrición (49 €/mes).

La primera diferencia entre ambos planes es que con la modalidad de 29€ trabajas con un entrenador, mientras que con la modalidad de 49€ lo haces con un entrenador y con una nutricionista.

La segunda diferencia está en nuestra velocidad de respuesta. En ocasiones nos encontramos con un alto volumen de mensajes y tenemos que seguir un orden para responder y en ese caso empezamos respondiendo a los deportistas de la modalidad de 49€ antes que los de 29€.

Lo que no hay diferencias es a nivel de 'calidad' del entreno, es decir que no se da el caso de que los deportistas de 49€ 'entrenan mejor' que los de 29€.

. No hay problema.

Nuestra intención es que cada deportista pueda usar los recursos que mejor le encajen a lo largo de la temporada así que en cualquier momento puedes cambiar de la modalidad de solo entrenamiento a la de entreno+nutrición o al revés.

Los 15 días gratis se trata de un período 'normal' de entrenamiento sin ningún tipo de compromiso que sirve para que compruebes si nuestra manera de entender el entrenamiento coincide con lo que estás buscando.

No queremos que empieces a pagar sin habernos probado antes y saber que lo que te ofrecemos es lo que buscas.

. Puedes darte de bajar en cualquier momento aunque esperamos que todavía falte mucho para que llegue ese día.

No tenemos matrículas ni períodos de permanencia ya que queremos que los ciclistas que entrenan con nosotros lo hagan porque voluntad propia y no porque estén obligados por una permanencia.

Ni mucho menos

Disponemos de nuestra app que se conecta a Strava y Garmin Connect y así en el momento en que tu completas una sesión nosotros recibimos los datos automáticamente.

Nuestra app nos avisa del momento en que consigues un nuevo récord (por ejemplo una mejora de tu FTP) y nos avisa si te estamos exigiendo demasiado o demasiado poco.

En el momento de empezar a entrenar con nosotros solo tienes que conectar nuestra app con tu perfil de Strava y/o Garmin Connect (te explicaremos cómo se realiza ese proceso pulsando un botón de la app) y a partir de ese momento ya te tendremos controlado.

Como imaginarás, no te diremos que el material mínimo sea una bici, casco, zapatillas... esperamos que todo esto ya lo tengas. Nos referimos al material tecnológico.

Lo mínimo que necesitas es un pulsómetro. No necesitas ni mucho menos disponer del último modelo con funciones de GPS, almacenamiento de las sesiones, consumo de calorías ni otras opciones... solo con conocer tu frecuencia cardíaca mientras entrenas será más que suficiente.

Buscamos sacar el mejor rendimiento de tu cuerpo, así que necesitas por lo menos disponer de un pulsómetro.

Para entrenar con nosotros no es obligatorio hacer una prueba de esfuerzo, ya que regularmente realizarás tests de campo que nos proporcionarán información muy valiosa sobre tu estado de forma y nos ayudarán a actualizar con precisión tus zonas de intensidad.

De todos modos, realizar un prueba de esfuerzo cada uno o dos años es una opción que a nivel personal (y también pensando en la tranquilidad de tu familia) es interesante realizar.

Recuerda que quieres disfrutar de la bici, así que no vale la pena estar sufriendo continuamente por tu salud por no haberte hecho un chequeo médico.

No es ningún problema.

Cada semana te mandamos una propuesta de entrenamientos y es muy importante la palabra «propuesta» ya que no se trata de una obligación.

Si tienes claro que el trabajo que te presentamos es una propuesta y no una obligación entonces podrás mantener una rutina con más facilidad.

En ocasiones buscaremos sacarte de tu zona de confort y exigirle a tu cuerpo un poco más, con lo que es posible que cumplir al 100% el plan de entreno sea duro.

Para tu tranquilidad, piensa que si puedes cumplir con un mínimo del 70% de las sesiones propuestas, la evolución está asegurada

Rellena este formulario para entrenar con

logo_adn_ciclista_white.png

Rellena este formulario

Datos personales

 

Elige tu modalidad*

 

*prueba 15 días gratis y descubre si nuestra dinámica es lo que buscas

Aprovecha tu tiempo disponible

Rellena este formulario para contactar con

logo_adn_ciclista_white.png

Rellena este formulario

Contactar*

*Te responderemos lo antes posible.

Aprovecha tu tiempo disponible

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.
Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies