/, Nutrición, Psicología/Cómo superar el repechón del verano

Cómo superar el repechón del verano

Se termina el verano y para muchos es hora de volver a la rutina. La rutina para algunos implica volver a la realidad, para otros asumir otra vez responsabilidades o volver al trabajo.

Como buen ciclista que eres, esto no te asusta. Lo que realmente te da pavor es el hecho de volver a coger la bici ya que si eres de los que se ha tomado el verano como el momento para descontrolarte sabes que el reencuentro con tu bici va a ser agridulce. Dulce porqué ya tenías unas ganas locas de volver a montarte en el sillín para dar pedales pero agria porqué sabes que las sensaciones que vas a experimentar en tus primeras salidas no van a ser como las de la última vez. Y estos ya lo intuyes en el mismo momento en que intentas ponerte el maillot y ves que la cremallera no sube con tanta facilidad.

Llegados a este punto muchos ciclistas se plantean solucionarlo de alguna de estas dos formas:

  1. Intentan que nadie de la grupeta se entere que han llegado de las vacaciones y aprovechan para salir un par de veces solos a ver si poco a poco van cogiendo otra vez el ritmo.
  2. Salen con la grupeta y mantienen los dedos cruzados esperando que el resto de compañeros estén en tan baja forma como ellos. En este caso el misterio se desvanece tan rápidamente como tarda en llegar el primer repechón… y como siempre tienen la sensación que el verano les ha pasado más factura a ellos que al resto de compañeros. En este caso el ritmo se va a recuperar poco a poco a medida que el hombre del mazo les zurra una y otra vez en cada una de estas primeras salidas.

Esto es lo que la mayoría de ciclistas hacen pero hay otras opciones mucho más acertadas y que te van a ayudar a recuperar la forma física de manera mucho más rápida y sin tanto sufrimiento.

Los ciclistas que se toman su deporte en serio y quieren optimizar el tiempo y las energías que le dedican a su deporte favorito no esperan a ir recuperando lo perdido poco a poco, sino que elaboran un plan para estar otra vez a tope y gozar de buenas sensaciones lo antes posible. Este plan generalmente incluye estos puntos.

1.- Aceptas que has PERDIDO forma física pero has GANADO muchas otras cosas

Pues eso, que sabes que has estado entrenando muy duro, has podido disfrutar de una buena forma física durante gran parte de la temporada y como no se puede rendir siempre al máximo sino que en una temporada también se tiene que planificar periodos de descarga y descanso aprovechas estas semanas de verano para recuperar el tiempo que no has podido dedicar a la familia, o a salir con los amigos o simplemente disfrutar de aquellas otras cosas que te gustan. Así que no te culpas, no pones excusas y cuando toca ponerte a trabajar de nuevo lo haces.

2.- Te fijas OBJETIVOS concretos y claros

Muchos ciclistas comienza la nueva temporada con objetivos muy ambiguos como por ejemplo el de “continuar mejorando” o “subir mejor”… Estos ciclistas siempre acaban preguntándose cómo es que nunca lo terminan de conseguir y la respuesta es muy simple. Es imposible estar motivado y saber qué hay que hacer cuando el objetivo no está claro. ¿Cómo sabrás que has mejorado lo suficiente? Lo mismo pasa con el objetivo de “subir mejor”. ¿Cuándo sabrás que la han conseguido?

Los ciclistas que saben lo que quieren establecen objetivos claros y concretos y deciden para cuándo los quieren. Por ejemplo, “quiero aumentar mi potencia media en un 10%” o “para tal carrera quiero ser capaz de subir tal puerto con la misma cadencia pero con un mayor desarrollo”… Ahora sí que está claro qué es lo que quieres conseguir y para cuándo. Sólo de esta forma sabrás lo que tienes que hacer y como debes hacerlo. Si por algún motivo los resultados no llegan sabrás como reajustar el programa de entrenamiento para conseguirlo. ¿Entiendes la diferencia? Porqué los ciclistas que siguen el sistema de entrenamiento de ADN Ciclista lo entienden perfectamente 😉

3.- Realizas entrenamientos más CORTOS pero un poco más INTENSOS

Ya que después de vacaciones las piernas no están para hacer salidas de 3 o 4 horas una de las mejores estrategias para recuperar la forma física rápidamente es la de incorporar algunas series a más intensidad. En este momento donde el cuerpo viene de un parón es importante recordar que tienes que volver a coger ritme de forma progresiva y gradual pero esto no elimina la posibilidad de meter alguna serie de calidad en estas primeras salidas para quitarle la carbonilla a las piernas. No pierdas el tiempo solo rodando, inviértelo entrenando.

4.- Cambias sus HÁBITOS NUTRICIONALES

Los ciclistas que se lo toman en serio también saben que ya ha llegado el momento de ponerse las pilas no sólo con los entrenamientos sino también con la dieta. Muchas personas, después de haberse pasado con las tapitas y las cervecitas durante todo el verano llegan a este punto y creen que esto se arregla volviendo a salir en bici y moderándose un poco con la comida. Pues bien, déjame decirte que este planteamiento les llevará a arrastrar estos kilitos extras de este verano hasta el próximo. Se ha comprobado que para mejorar el rendimiento y sobretodo para mejorar la salud no vale esa fórmula de “comer menos y quemar más”. El funcionamiento del cuerpo es mucho más complejo. Se ha visto que es mucho más importante, en vez de comer menos y reducir calorías, centrar la atención en comer alimentos de verdad, alimentos que no intoxiquen al cuerpo con conservantes, aditivos, azúcares y harinas…Más que la cantidad, lo que te hace daño y perjudica a tu rendimiento y tu salud es la calidad de los alimentos. El problema es que muchos ciclistas piensan que comen bien y no es así.

5.- Te RECOMPENSAS los progresos

A todos nos gustan los premios, ¿verdad? Sobre todo cuando son la recompensa al trabajo bien hecho. Haz una lista con los progresos que quieres ir viendo y asocia un premio a cada uno.

Por ejemplo, si acabas la primera semana habiendo seguido los entrenamientos o la dieta al 100% te regalas un masaje de recuperación. O cuando hayas llegado al peso que te habías propuesto te vas de fin de semana romántico con tu pareja (la real, no la bici) para celebrarlo.

No es preciso que sean éstas las recompensas, pero procura que el regalo que te harás te agrada lo suficiente como para mantenerte motivado en aquel momento de debilidad en que puedes desviarte del objetivo.

En definitiva, siempre que quieras conseguir alguna cosa conviene planificarla bien. Esperar que las cosas se solucionen por ellas mismas es ser un poco, por no decir bastante, ingenuo. Procura tener un plan preciso y concreto que te marque el rumbo a seguir y te lleve directamente al objetivo marcado, sin embrollos ni pérdidas de tiempo.

Siguiendo estos 5 consejos te aseguras poder superar el repechón del verano lo más rápidamente posible. Ahora solo depende de ti llevarlos a la práctica.

(fuente: Xavi Garcia, asesor de salud de ADN Ciclista, Elimination Diet, Fitness Integral)

2017-08-23T12:43:40+00:00 Categories: Entrenamiento, Nutrición, Psicología|Tags: , , , |