/, Sistema ADN Ciclista/¿Por qué es necesario estar fatigado?

¿Por qué es necesario estar fatigado?

Hay un momento en que las dudas aparecen en tu cabeza, probablemente porque te sientes fatigado. Este período de fatiga es un componente normal y vital para el cambio fisiológico.

Estás afinando tu preparación para tus objetivos principales de la temporada. Ahora es el momento en que las dudas comienzan a aparecer en tu cabeza, probablemente porque te sientes fatigado después de algunos entrenos recientes, más exigentes. Este período de fatiga es un componente normal y vital para el cambio fisiológico.

Si has completado por lo menos entre el 70% y el 80% de tu plan de entrenamiento (o de lo que tenías la intención de hacer), el estado de forma óptimo llegará a tiempo para tu carrera. Ese día mágico, aparentemente igual que cualquier otro, saldrás de casa hacia tu objetivo y de repente te sentirás ligero, en forma y fuerte. Mejorarás algunos registros de los últimos tres meses y lo harás con una frecuencia cardiaca más baja.

Felicidades: Acabas de dar un salto cualitativo en tu estado de forma

Curva de lactato

¿Qué significa este gráfico en términos de fisiología? Significa que tu curva de lactato se ha desplazado a la derecha y tal vez incluso hacia abajo. Cuanto más larga y más plana sea tu curva de lactato (como el ciclista Marathoner en este gráfico) durante más tiempo y a más velocidad puedes permanecer en la zona aeróbica. Puede recorrer la misma distancia (o incluso más) más rápido y a una frecuencia cardíaca inferior. Esta adaptación es el Santo Grial del entrenamiento de resistencia, y requiere su tiempo.

Para inducir esta adaptación necesitas entrenar consistentemente. Necesitas hacer ejercicio con regularidad y con progresión incorporada. Lo más importante, necesitas tener tiempos de recuperación de calidad, porque la adaptación ocurre cuando descansas.

Sí, la forma sigue a la fatiga, por lo que las cosas empeorarán antes de que mejoren. Necesitas cansarte, a veces incluso agotarte. Pero no todos los entrenos tienen que ser extenuantes, ésta es la receta para las lesiones y el sobreentreno. Necesitas tener días fáciles y días difíciles, en perfecto equilibrio. E incluso un duro día de entrenamiento no debería ser imposible. Sobre todo necesitas un esfuerzo lo suficientemente intenso para que puedas recuperarte de él después de un bloque de ocho a nueve horas de sueño. Si dos días después del entrenamiento todavía te sientes fatigado, entonces necesitas reducir las cargas de entreno para permitir la adaptación.

Y aquí está la buena noticia: si has seguido un plan de entrenamiento consistente, razonablemente intenso y suavemente progresivo desde el inicio de la temporada, justo ahora es cuando debes empezar a sentir mejorar tu estado de forma. Un rodaje de 4 o 5 horas se hace factible, intervalos de más de 20 minutos ya no son un reto, y puedes comenzar a sentir la progresión ascendente en la que te encuentras. Puedes palmearte en la espalda, porque has avanzado correctamente entre los “meses de fatiga” y ahora estás listo para el período más importante de la temporada.

La próxima vez que te sientas cansado, recuerda que sirve a un propósito, porque la forma sigue siempre a la fatiga.

(fuente: Tatjana Ivanova)

2017-07-20T09:31:43+00:00 Categories: Entrenamiento, Sistema ADN Ciclista|Tags: , , |