//4 beneficios de estar enfermo

4 beneficios de estar enfermo

A nadie le gusta pasar un proceso gripal que dura una semana o más y que reaparece caprichosamente en el momento en que creías que ya estabas recuperado.

A ningún ciclista le gusta perderse un solo día de entreno, pero la realidad es que a veces no puedes escapar de caer enfermo. Pierdes un día de entreno, y otro y luego otro, y es en ese momento cuando aumenta tu preocupación. Te preocupa que sea por tu culpa, que sea porque no eres lo suficientemente fuerte. Piensas que cualquiera de tus compañeros de entrenamiento se recuperaría mucho más rápido que tú de un resfriado, de una lesión, de un estado de fatiga.

Te preocupa perderte otro día de entrenamiento, porque en los últimos días te has encontrado mal, y si no vuelves a entrenar crees que las sensaciones serán todavía peores. Te preocupa haber perdido en tres días, todo el trabajo realizado en los últimos seis meses de entrenamiento y que nunca volverás a estar tan en forma como estabas el mes pasado.

En lugar de deprimirte, sufrir ansiedad, frustrarte, impacientarte o desmoralizarte cuando aparece un obstáculo, considera ajustar tu perspectiva para valorar lo que está sucediendo. Cambia tu forma de pensar e intencionalmente trata de sacar el máximo provecho de una situación de otra manera desagradable. Redefine lo que significa estar enfermos, busca las ventajas de esta situación, y encuentra maneras de beneficiarte realmente de tu tiempo sin entrenar.

Aquí tienes cuatro maneras de modificar tu perspectiva:

1.Considera enfermar como un aviso

Enfermar es un mensaje claro de que estás superando la capacidad actual de tu cuerpo para absorber el estrés producido por las cargas de entrenamiento. Como ciclista, en ocasiones entrenas por encima de tus umbrales de rendimiento con el fin de ampliar tu capacidad. Sin embargo, varias razones puedes llegar a extralimitarte.
Cuando sobrepasas con demasiada intensidad o durante demasiado tiempo tus umbrales de rendimiento, las defensas de tu cuerpo se reducen y tu sistema inmunológico se debilita. Los agentes bacterianos más resistentes consiguen vencer tu sistema y mandarte unos días a la cama. Cuando esto sucede, acepta el mensaje que tu cuerpo te está enviando.

2. Piensa en estar enfermo como una fase de tu entrenamiento

Considera la posibilidad de estar enfermo como simplemente otra fase de tu entrenamiento. Esto puede parecer una locura al principio, pero piensa en lo que puede suceder si dedicas la misma energía a recuperarte que la energía que utilizas al entrenar. En lugar de preocuparte por si estás perdiendo el efecto de meses de entrenamiento por estar una semana inactivo, utiliza todo este tiempo para recuperar el sueño perdido, leer sobre las últimas tendencias en entrenamiento y nutrición, planear tu agenda de competiciones de los próximos meses, etc.

3. El descanso es bueno

Revisa el curso de los hechos que pueden haberte llevado a enfermar. Reflexiona sobre tus objetivos para la próxima carrera. Descansa mentalmente de controlar tantos números. Revisa tus hábitos alimenticios y pregúntate si puedes mejorarlos, y si es así cómo.

Considera la posibilidad de estar enfermo como una oportunidad para dar un nuevo impulso a tu preparación global para pulir ciertos. A menudo, ignorar la gravedad de un episodio gripal te conducirá a una profunda fatiga y una actitud negativa hacia ti mismo.

Piensa que un período de descanso es tan bueno para tu estrés físico como para tu estrés psicológico. Si has estado entrenando duro durante semanas o meses, lo más probable es que no sepas encontrar el momento para descansar, así que este período de descanso forzado es la situación que por tu propia iniciativa no realizarías, y que sin embargo es tan necesario para tu organismo.

Mientras te recuperas, dedícale tiempo a pensar como de sano quieres estar pasado este período de descanso, y lo más importante, planifica los pasos que seguirás para progresivamente volver a tu nivel de forma anterior, ya que debes quitarte la presión de encima de querer estar al 100% el día después del período de descanso.

4. Considera la recuperación como una oportunidad para resolver el problema

El ciclismo te empuja a resolver problemas; a desarrollar la capacidad de encontrar una solución en los momentos difíciles. Cuando está negociando con una enfermedad, encuentra una solución de la misma manera a como planteas tu entrenamiento. Al fin y al cabo, estás entrenando tu cuerpo para aprender a recuperarse.

Mantén una actitud positiva a pesar de estar en una situación menos positiva. Practica la paciencia porque ya sabes que mejorar en tu recuperación requiere tiempo, del mismo modo que mejorar en tu entrenamiento también requiere tiempo. Confía en que tu cuerpo se curará a sí mismo si se lo permites. Cultiva la confianza en tu condición física, creyendo que todavía estará allí cuando tú estés mejor. Construye la resistencia al aceptar lo que no puedes controlar y al actuar sobre lo que sí puedes.

A nadie le gusta enfermar. Como ciclista, eres afortunado ya que tu estilo de vida contiene los elementos que pueden ayudarte a cambiar tu perspectiva. Está en tu mano el poder de convertir la terrible experiencia de estar enfermo en una oportunidad para ampliar tu experiencia y formación. Cambiar tu perspectiva puede ayudarte a través del proceso de recuperación y a entrenar mejor, con más energía y sabiduría.

2017-09-21T06:38:13+00:00 Categories: Psicología|Tags: |