//4 consejos para que las ciclistas se sientan cómodas en la bicicleta

4 consejos para que las ciclistas se sientan cómodas en la bicicleta

Una de las formas más efectivas para mejorar la comodidad y el rendimiento sobre la bicicleta es asegurarte de que tu bici y tu sillín se ajustan correctamente a ti.

Para las mujeres, la anatomía y la fisiología requieren una posición sobre la bicicleta que generalmente es diferente de la de un hombre y, a veces, se pasa por alto en el momento de dar consejos dentro de la grupetta.

Aquí tienes cuatro consejos que las mujeres ciclistas deben tener en cuenta en el momento de ajustar su posición.

Elige un sillín

Hay una tendencia entre las mujeres a elegir sillines con forma anatómica que ayuden a aliviar la presión de los tejidos blandos en el extremo delantero del asiento. La elección del sillín es una cuestión de preferencia personal, por lo que realmente no hay un ganador claro cuando se trata del mejor asiento para mujeres.

La mejor manera de elegir un sillín es probar varios anchos, formas y recortes. El objetivo es encontrar un asiento cómodo, luego asegúrate de que está colocado correctamente en tu bicicleta para tu posición ideal.

Verifica tu posición y alcance

Una vez que encuentres un sillín cómodo, concéntrate en tu alcance al manillar.

Una diferencia clave entre hombres y mujeres sobre la bicicleta es la forma en que cada uno se sienta en el sillín. En general, los hombres se sientan más adelante y las mujeres más atrás para tratar de aliviar la presión. Puedes elegir un sillín cómodo, pero si tu alcance es demasiado largo, todavía ejercerás demasiada presión en la parte delantera del asiento.

Las mujeres que han realizado rodajes largos probablemente hayan desarrollado algo de tolerancia a la presión del sillín, pero la ciclista femenina promedio debe ser consciente de la extralimitación de una posición demasiado agresiva. Un ajuste dinámico de la bicicleta (es decir, el análisis mientras pedaleas) puede ayudarte a identificar dónde colocar tu asiento.

No tengas miedo de mover tu sillín hacia adelante para colocar tu rodilla en la posición correcta sobre el recorrido del pedal.

Obtén un ajuste profesional

Vale la pena realizar una inversión de tiempo y dinero para visitar a un experto en biomecánica bien cualificado.

Puedes pasar tiempo tratando de resolver el problema tú misma o tener un ojo amigo que te ayude, pero ¿por qué dedicar tanto tiempo a la prueba-error? Visitar un experto bien formado y que usa herramientas de última generación elimina el trabajo de adivinar tu ajuste y garantizará que tus kilómetros sean lo más cómodos posible.

Una sesión de ajuste también es un buen momento para aprender más acerca de tu bicicleta, ya que es probable que el biomecánico te de consejos importantes.

Pregunta y expresa tus inquietudes

Asegúrate de que tu biomecánico entiende tus objetivos y lo que esperas lograr durante la sesión de ajuste.

No tengas miedo de hablar sobre cualquier incomodidad o dolor que tengas en la bicicleta. Parte del trabajo del biomecácnio es educar. Con la tecnología disponible hoy en día, tu especialista tendrá una gran cantidad de datos e información para compartir contigo.

Asegúrate de comprender cómo los cambios en tu posición serán beneficiosos. Busca un biomecánico que esté dispuesto a escuchar y que esté dispuesto a realizar una nueva sesión de seguimiento después de que hayas tenido un poco de tiempo para rodar en tu nueva posición.

(fuente: Todd Carver)

2017-10-17T08:26:32+00:00 Categories: Biomecánica|Tags: , |